viernes, 27 de mayo de 2016

TODO EMPEZÓ HACE YA CUATRO AÑOS…




Hola, amigos, buenas noches. Sí todo empezó en octubre de 2011, cuando me decidí a abrir este blog. Si os apetece retrotraeros a ese tiempo os recomiendo que vayáis a la primera entrada que publiqué y leáis cómo lo hacía…a mí me ha gustado recordarlo. Lo abrí porque necesitaba contar y compartir todo lo que empecé a escribir en verano de ese 2011, con todo aquél que quisiese sentarse a mi lado y acompañarme en este espacio, entonces vacío, para leer lo que traía. Quizá debería decir que todo empezó cuando en mis manos cayó un Álbum Ilustrado que me encantó…me dije: “yo creo que sería capaz de escribir cosas así…” y a ello me puse. Fue algo de locos, algo voraz, algo en lo que me vi metido sin poder parar…: los trece primeros cuentos los escribí entre mayo y octubre de ese año…necesitaba contar ilusiones que tenía dentro y que nunca me planteé hacerlo de esta manera hasta que llegase el momento de hacerlo…¡¡y vaya si llegó!!
Como digo, necesitaba compartir lo que iba produciendo. Entre otras cosas para saber si gustaba tanto como a mí. Pero yo no era referencia. Me di cuenta desde el principio que no lo podía hacer completamente pues los plagios y apropiaciones indebidas de la propiedad intelectual están a la orden del día. Pero sí necesitaba compartir algo de lo que con tanta fuerza había brotado porque, si no, sentía que mi trabajo no tenía demasiado sentido: lo que se escribe para nadie; lo que se plasma en un papel y nadie lee, no termina de salir de dentro; no acaba de brotar plenamente. El escritor escribe para ser leído. Bien es verdad que la escritura es una terapia difícil de igualar por otras disciplinas, aunque el deporte se le aproxima mucho. Cuando escribes te vacías. Pero te vacías con satisfacción, con el placer que da la tranquilidad de haber hecho algo importante para ti; haber sido capaz de crear algo tuyo, pues sacas, para el deleite de tus seguidores (aunque a veces no sea así…pero hablo de intenciones), lo que tienes dentro, quieres contar, y necesitas contar. Sacas parte de ti y eso te da calma y equilibrio emocional…por ello es una gran terapia…y barata J. Seguro que más de uno de vosotros, que estáis al otro lado de vuestra pantalla, ya habéis hecho comparaciones con otros momentos importantes de  vuestras vidas…
Pues así empezó todo y el blog comenzó a recibir un número aceptable de visitas en marzo de 2012, que es a la fecha que para mí tiene el verdadero sentido del inicio de esta andadura. Por ello hablo de hace cuatro años.
En este tiempo he contactado con ilustradores en cuyo arte veía mis historias haciéndose realidad. La mayoría de ellos compartían esa visión. La mayoría del resto, aunque la compartían también, no veían hueco, en su apretada agenda ya comprometida con editoriales y otros escritores, para formar equipo conmigo. Todo ello lo he ido compartiendo con vosotros que habéis sido testigos de mi camino, lento, pero constante. Eso me dijo una vez una amiga ilustradora que aprecio mucho: “el secreto está en la constancia que tengas: al final tus sueños se harán realidad…” esas palabras me han acompañado y lo siguen haciendo durante este tiempo y han sido mi estímulo para llegar a donde hemos llegado Tania y yo.
Tania (reservados los derechos de autor. http://www.tristania.es/  http://artenuntris.blogspot.com.es/  https://www.facebook.com/tristaniarico ), “mi” ilustradora del cuento “La nota que faltaba”, que ya sabéis que la editorial Kolima (http://www.editorialkolima.com/), ha apostado por él.


 En la web de Kolima ya podéis ver nuestra creación y os reitero lo que os decía en una entrada anterior: el que desee adquirirlo no tiene más que enviarme una foto con él en la mano y le haré llegar mi dedicatoria personalizada, en un pdf de la primera página del libro.


Todo empezó hace cuatro años…y hoy tengo el inmenso placer de poder celebrarlo con todos vosotros y compartir mi alegría en nuestro blog. Gracias por estar conmigo en el camino que hemos recorrido juntos en estos cuatro años de sueños e ilusiones.




El próximo día 4 de junio, a las 19,30, estaré firmando nuestro libro en la Feria de Madrid y me encantará poder firmaros uno de nuestros ejemplares que con tanto gusto y esfuerzo hemos dado vida. Allí os espero.

Y la información para que no os perdáis y lleguéis directo a la caseta 141 de Kolima es la siguiente:
La Caseta 141, prácticamente en el centro de la Feria, está al lado del Stand de Información General. La entrada más cercana es por la calle Menéndez Pelayo, a la altura del Hospital Niño Jesús. Esa entrada también es conocida como la de los Jardines de Cecilio Rodríguez. Por allí para aparcar puede resultar complicado aunque haya Zona Verde y Zona Azul. Cerca hay un parking al final de la calle Narváez, muy cerca de allí. El Metro más cercano es el de Ibiza (línea 9) y las líneas de autobús son las que paran también en la puerta del Niño Jesús, que son 20, 26, 63, 152 y Circular.
Pues sólo me queda enseñaros unas fotos del Álbum ilustrado “La nota que faltaba”, recién salido de imprenta y recordaros su sinopsis. Espero que os guste y pueda saludaros personalmente el día 4. Un abrazo a todos y…¡Soñad y sed felices!



Sax, un jovencísimo Saxofón Alto, intentaba poder llegar a formar parte de la banda del pueblo a la que pertenecían todos sus compañeros instrumentos, pero le resultaba muy difícil llegar a completar la escala musical que debía sonar, dulce y cálida, saliendo por su dorada campana.
Sus amigos trataban de ayudarle, aunque no les resultaba nada fácil.
Esta historia nos habla de música, de la base del conocimiento musical en los inicios del aprendizaje, siempre duro, de un instrumento musical.
En esta historia se transmite, a través de lo contado, lo importante que es, en la comunicación con los demás, el buscar las mismas referencias y puntos de encuentro para que ésta sea fluida y provechosa.
En definitiva, se trata de una entrañable historia en la que a través de la enseñanza musical nos asomamos, también, al mundo de las relaciones personales y del compañerismo y la colaboración, la amistad, y la labor de equipo, en el seno de un grupo como el que tenían Sax y sus amigos. 




1 comentario:

ORB dijo...

Todo empezó hace cuatro años, y el día cuatro, comienza otra etapa que seguro va a ser buena, en menos de cuatro días, nervios, ilusión y éxito seguro...